De borondo con naly-Oporto Portugal

He de confesar que Porto no hacía parte de mi check list de sitios a descubrir, hasta que  en Barcelona tuve la oportunidad de coincidir con Emma; una brasileña más brasileña que la caipirinha, adoptada por Porto.

Ella desde el primer momento me habló con tanto amor de su Porto lindo y, durante todo el verano que estuvimos trabajando juntas en Barcelona lo siguió haciendo, hasta que terminó sembrando en mí las ganas de conocerlo. 

AAcabó el verano, Emma regresó a Porto… Pasaron seis meses y un buen día decidí comprar los tickets para ir a visitar a mi amiga Eminha do Brasil.

El día tan esperado llegó

Y desde el primer momento que pisé el aeropuerto Dr. Francisco de Sá Carneiro, pude sentir como la vibra slow life me invitó a despojarme de  todas las preocupaciones y fluir en el presente.

Es real, no exagero

Esta fue la primera sensación que me generó la ciudad y muchas otras personas que la han visitado la describen como una ciudad  Good Vibes, pintoresca, dinámica y muy friendly.

Quizá esa atmósfera de buena  onda se deba a que está bañada por el rio Duoro y el mar atlántico…

En realidad no lo sé, lo único que tengo claro es que la segunda ciudad más importante de Portugal se quedó en mi corazón al igual que estos siete lugares.  

Hagamos un flash back y vámonos de borondo a Oporto

Avenida de los Aliados y la plaza de la Libertad

El corazón de Oporto, una zona con arquitectura increíble. Ahí se encuentra el ayuntamiento de Porto, al igual que la plaza de la libertad; la más importante de Porto  y el Macdonalds más lindo y lujoso del mundo. 

(en mis Higligths de instagram están los videos de este hermoso lugar)

Estación de Sao Bento de Oporto

La Estación de Trenes está llena de historia y hermosos azulejos (más de 20.00) en los cuales está plasmada la historia de Portugal.  Fue construida a principios del Siglo IX sobre los restos del antiguo convento de San Bento del Ave María.

Iglesia de los Clérigos

Foto: https://www.oporto.info/torre-iglesia-clerigos

Un edificio barroco, construido entre 1735 y 1748, el cual está acompañado de la Torre más alta de Portugal. Este es considerado uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Torre de los Clérigos

La  más alta de Portugal, 76 metros de altura y más de 200 escalones. Dicen que las vistas son geniales, en realidad no quise subir, preferí verla sentada en un hermoso parque que está justo al frente.

Librería Lello e Irmao

Está considerada una de las librerías más bonitas de Europa y no lo dudo porque es ¡ESPECTACULAR!

 Este mágico lugar le sirvió de inspiración a J.K Rowlling (la autora de Harry Potter)  para crear la librería del callejón Diagon y es que no es para menos, ya que cuenta con estanterías llenas de libros que parecen ser infinitas, hermosas escaleras de madera y muchos detalles que hacen de ese lugar algo mágico.  

Por lo general disfruto mucho descubriendo librerías y esta no fue la excepción, la recorrí centímetro a centímetro eso sí, tropezando con personas cada dos pasos porque estaba a reventar. Aún así fui muy feliz en la librería y por supuesto me llevé un libro de recuerdo.

Importante: Para poder verla debes comprar la entrada, a mí me costó 5€. Lo bueno es que si compras un libro te descuentan lo que invertiste en el ticket.

La ribera del río Duero

Puente Luis I

El centro de porto

Esta ciudad guarda  una calidez en cada rinconcito la cual  enseguida te cautiva y  hace que te quieras quedar. Esto fue lo que me pasó a mí porque entre mis planes estaba pasar un par de días para luego  desplazarme a Lisboa y  Aveiro. Al final no fue así; sobre la marcha cambié mis planes. 

Y los demás días decidí vivir más Oporto, caminar sus callecitas, deleitarme con sus fachadas, ventanitas, street art, el río y la playa.  

Se vale improvisar…

 Si bien es cierto que hacerse una idea y tener algo medianamente organizado nos da ese mood de confianza, tambien es bueno dejar el control al azar y que la vida nos sorprenda.

Salir de borondo sin rumbo alguno y callejear siguiendo mi intuición es mi filosofía. Hasta el momento no me ha fallado, por el contrario, las sensaciones son las mejores.

Pienso que para eso son los viajes, para improvisar, conectar contigo, descubrir nuevas maneras de ver el mundo y fluir sin itinerarios. Bastante estructurada ya es nuestra vida en el día a día. 

¡Benditos sean los viajes!

Porque nos marcan, nos renuevan y dejan enseñanzas… Jajaja estarás pensando que soy una dramática pero, de cada viaje siempre saco una reflexión. Ahora mismo podría definir Oporto con  una frase viajera y esta encajaría perfecto.. 

 “Hay lugares donde uno se queda, y lugares que se quedan en uno”

Ni más, ni menos este borondo fue una experiencia maravillosa. Con mil sensaciones positivas y un volveré inevitable…

Oporto, un destino que cumple a cabalidad eso de las tres B, Bueno, Bonito y Barato.

¡HEY, ESPERA!

Si decides darte un borondo por Oporto, no te vayas sin:

A demás, sus latas con fechas de nacimiento y las efemérides que ocurrieron en cada año, son un lindo y original souvenir que podrás llevarte a casa.

El mundo fantástico de las conservas portuguesas.  
  • Comerte una francesinha
  • Tomarte un buen vino a orillas del río porto
  • Conocer Vilanova de Gaia, está al ladito, justo pasando el puente Don luis I
  • Comer natas 
  • Comprar arte callejero 

¡Chao, hasta el próximo borondo!